La extensa línea costera ateniense en el golfo Saronico, que empieza en Faliro y llega hasta el cabo de Sounion, impresiona por su idílica belleza natural.

Playas organizadas, bahías con rocas, aguas cristalinas, verdes extensiones  y monumentos arqueológicos. Las infraestructuras son excepcionales, con hoteles de cinco estrellas, maravillosos café-bar, múltiples actividades y deportes acuáticos, compras en modernos centros comerciales y restaurantes gourmet al lado del mar. Teniendo como base los puertos deportivos de la Ribera puede recorrer las islas del Argosaronico y las playas del Peloponeso.