Una de las imágenes más bellas de Ática es el cabo de Sounion con el templo de Poseidón. La roca se levanta casi verticalmente, como si saliera del mar, y en su cima se erigen los blancos mármoles del templo. A sus espaldas comienza el bosque nacional que se extiende por toda la zona rodeando las pequeñas y grandes costas. No deje de bañarse en las bahías vecinas ni de admirar el fondo marino. Puede combinar su paseo con comida en los cercanos hoteles y restaurantes.