A la sombra de la Acrópolis se encuentra Plaka, el barrio más pintoresco y antiguo de Atenas, habitado continuamente desde la antigüedad hasta nuestros días. El barrio de los dioses, como se le suele llamar, parece un viaje a la antigua Atenas, adornado con antigüedades, edificios históricos e iglesias bizantinas. Único desde cualquier punto de vista, el barrio cicládico de Anafiotika, que construyeron obreros y artesanos de Anafi, cuando llegaron a Atenas tras la Liberación. Las microscópicas casas encaladas entre las rocas, sus jardines floridos, las estrechas callejuelas y la construcción laberíntica, solo encuentran algo similar en las islas Cícladas.