Algunas de las cafeterías más hermosas de la ciudad se encuentran en los cuidados espacios de los museos. Espacios sofisticados en jardines, terrazas y patios interiores, ofrecen propuestas de calidad para tomar un café o una comida ligera, y crean las condiciones ideales para un agradable descanso de los acelerados ritmos de la ciudad.