Bastantes son las propuestas gastronómicas de los museos de Atenas que compiten incluso con los más cuidados restaurantes de la ciudad.
Inspirados platos, basados en productos de la tierra griega y enriquecidos con elementos de otras cocinas, se sirven en un tranquilo entorno de alta estética y a un suspiro de importantes obras de arte antiguo y contemporáneo.