Puede que cuando oigamos hablar de cocina griega, nos venga a la mente un humilde plato que contiene toda la sabiduría de la cocina griega, las delicias de la tierra griega y el tierno cuidado del cocinero. Sin embargo, en los últimos años la gastronomía griega ha cambiado de página. Los platos de siempre, clásicos se sirven ahora incluso en restaurantes caros, mientras que otros nuevos y experimentales ponen sus miras en la tradición y se inspiran en las excelentes materias primas, demostrando que el conocimiento, la fantasía y el cariño, mantienen la cocina local viva.