El correr gana cada vez más atenienses que aprovechan el buen tiempo para practicar su deporte favorito. En las calles de la ciudad, en el centro y en los barrios, en parques abiertos o en las colinas de Atenas y los montes vecinos, la imagen de corredores solitarios es ya familiar. La escena cambia en septiembre cuando corredores de todas las edades se preparan febrilmente para el Maratón.