Un día es poco pero con una buena programación es suficiente para saborear un poco la encantadora Atenas. Empezando por Monastiraki, deambulamos por el mercado al aire libre siguiendo, a continuación, por la zona peatonal de Adrianou. Después de visitar la Antigua Ágora continuamos por la zona peatonal de Areopagitou. Son imprescindibles las paradas en el Pnyx, la Acrópolis, el teatro de Dionisos, el Odeón Herodes Ático y el Museo de la Acrópolis. Tras un pequeño desvío en la histórica Plaka, visitamos el Olympeio y el Jardín Nacional. Nos encontramos ya en Syntagma donde podemos relajarnos eligiendo una de las decenas de opciones para comer o tomar algo.