Los verdes rincones de Atenas, los bosques y los parques constituyen importantes espacios de entretenimiento y relax para los habitantes de la ciudad. Entre ellos se distinguen el Jardín Nacional, el Pedion Areos y las colinas que, con su abundante vegetación, constituyen verdaderos pulmones para la capital, curiosos espacios de juego, entretenimiento y disfrute de la naturaleza. Dejando el centro, encontramos parques más grandes, descubrimos los montes de pinos que limitan la cuenca ateniense así como importantes biotopos que acogen especies raras de animales salvajes, que constituyen paisajes mediterráneos de belleza natural y te hacen olvidar que te encuentras a un suspiro del ruido de la ciudad.