La ciudad que no duerme

La vida y el tráfico en Atenas no paran nunca. Por la noche la ciudad cambia porque la noche cubre sus rincones más maltratados y las luces le dan todavía mayor viveza. Atenas es hermosa por la noche y aventurera, con ruidosas plazas, misteriosas galerías, callejuelas escondidas y terrazas con vistas. La diversión continúa hasta la mañana, Atenas no duerme nunca y le espera para conocer su lado más atractivo.