El accesorio imprescindible para el verano son las sandalias de piel artesanales de tipo antiguo. Cómodas y blandas, de piel de óptima calidad, se llevan en la ciudad y en las islas con la misma comodidad. Un paseo por Monastiraki y la calle Pandrossou le ofrecerá innumerables opciones en diseño y colores. Muchas de estas tiendas son antiguos negocios familiares que siguen fabricando sandalias a la manera antigua y tradicional.